Categories America latina, Blog, Boletín flash, Bolivia

Indígenas de Bolivia Denuncian ante la ONU que Megaproyectos Amenazan su Existencia

Por: 

El articulo original proviene del media Mongabay.com.

  • La indígena Ruth Alipaz denunció en la plenario del Foro Indígena de la ONU que más de 5000 indígenas de cinco naciones de Bolivia perderán sus tierras con la construcción de dos megarepresas impulsadas por el gobierno boliviano.
  • El presidente Evo Morales también participó en el evento e instó a los gobiernos a “salvar el planeta”. Su discurso, sin embargo, fue criticado por los indígenas que sostienen que su política extractivista afecta sus territorios y áreas protegidas.

“Vengo a pedir a nombre de mis hermanos de las naciones mosetén, chimán, ese eja, tacana, leco y mi propio territorio, Uchupiamona (La Paz), que se respeten nuestros derechos y a que sean escuchadas nuestras voces en contra de los megaproyectos hidroeléctricos Chepete-Bala, que amenazan nuestra existencia y territorios”, expresó la indígena Ruth Alipaz Cuqui ante la reunión plenaria de la 17 sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU, que se realiza en Nueva York y continuará hasta el 27 de este mes.

Alipaz denunció, el miércoles 18 de abril, que el gobierno de Bolivia amenaza la vida y territorios de 51 comunidades indígenas y campesinas con la ejecución de los megaproyectos hidroeléctricos Chepete-El Bala (La Paz-Beni) y Rositas (Santa Cruz). Además, Alipaz señaló enérgicamente que el Estado está violando su derecho a la consulta previa, libre e informada establecido en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas y la Constitución Política de Bolivia.

Por estas transgresiones a sus derechos, precisó la líder indígena, se vieron obligados a reactivar en el 2016 la Mancomunidad de Comunidades Indígenas de los ríos Beni, Tuichi y Quiquibey, que reúne a 17 comunidades indígenas que se verán afectadas con el proyecto hidroeléctrico Chepete-El Bala.

Y fue precisamente en representación de esta organización local que Alipaz denunció que el gobierno boliviano quiere represar el río Beni inundando 771 kilómetros cuadrados de dos áreas protegidas: la Reserva de la Biosfera y Tierra Comunitaria de Origen Pilón Lajas y el Parque Nacional Madidi. Producto del embalse de la represa, “5000 indígenas seremos desplazados de nuestros territorios, además de exponer a pueblos no contactados”, alertó.

También abogó por los indígenas guaraníes que serán afectados si se construye la megarepresa Rositas en río Grande, ubicada en el departamento de Santa Cruz. Este proyecto hidroeléctrico  inundaría 450 km2, según un estudio realizado por la empresa Hidrochina para la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), lo cual perturbaría tres áreas protegidas y tres comunidades indígenas guaraníes en las que, según denuncian sus habitantes, no se ha realizado la consulta previa, libre e informada. “Esta violación a nuestros derechos indígenas no puede quedar ignorada”, puntualizó.

A inicios de abril, el presidente de ENDE, Joaquín Rodríguez, declaró en una conferencia de prensa que, en el caso de Rositas, están avanzando en las tareas de información a las comunidades. “No hemos iniciado ninguna tarea de construcción. Estamos en una etapa netamente informativa, que tiene el propósito de poder informarle a la gente en qué consiste el proyecto (…) Y estamos tratando de llegar a todos las personas que residen en esta zona y que creemos importante conozcan los alcances que tiene el proyecto. Y al mismo tiempo se viene realizando el Estudio de Impacto Ambiental’’, expresó Rodríguez.

Sin embargo, las comunidades indígenas de Bolivia de los dos megaproyectos hidroeléctricos insisten en su demanda. “Nuestros pueblos indígenas enfrentan amenazas sin haber sido consultados”, precisó Ruth Alipaz en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU, inaugurado el 16 de abril bajo el lema “Los derechos colectivos de los pueblos indígenas a las tierras, territorios y recursos”.

Un día antes de participar en esta reunión plenaria de la ONU,  Alipaz realizó la misma denuncia en el evento paralelo “Resistencia al desarrollo destructivo” —organizado por el Consorcio Internacional sobre Territorios y Áreas Conservadas por Pueblos Indígenas y Comunidades Locales (ICCA)— y, principalmente, en una reunión bilateral que sostuvo con la Relatora Especial de las Naciones Unidas para Pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, a quien entregó documentación, precisó Alipaz, sobre las violaciones a los derechos de los indígenas de Bolivia. “Le expuse a la Relatora la situación de violaciones a los derechos de los pueblos indígenas, en particular de los pueblos que serán directamente afectados por las megarepresas Chepete-El Bala”, dijo a Mongabay Latam la representante de la Mancomunidad de Comunidades.