Categories Boletín flash, Brasil

Declaración en Defensa de los Pueblos Indígenas de la Amazonía

Emitido por: La Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), representando las organizaciones indígenas de los nueve países de la cuenca Amazónica; La Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB), representando las organizaciones indígenas de seis países de Mesoamérica; y la Alianza de los Pueblos Indígenas del Archipiélago de Indonesia (AMAN), que representa a las 2,332 comunidades indígenas del país.

Líderes indígenas representando las comunidades forestales tropicales tradicionales de dieciséis países están hoy en el Acampamento Terra Livre para apoyar a nuestros hermanos y hermanas brasileños con la Articulación Nacional de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) y la Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña (COIAB), quienes se encuentran en el frente de una batalla que se está peleando en todo el mundo por la supervivencia de los pueblos indígenas en las naciones forestales del sudeste asiático, África y toda América latina.

El evento de Terra Livre ha sido durante quince años un momento para reflexión y orientación, y para reafirmar nuestro compromiso con la conservación de nuestros pueblos, tradiciones y formas de vida. Cuando nos enteramos de la aprobación del Ministro de Justicia del uso de las fuerzas de seguridad nacional contra nosotros, sabíamos con certeza que estaríamos unidos con nuestros hermanos y hermanas aquí en Brasilia.

Estamos aquí para unirnos a la Relatora Especial de la ONU Victoria Tauli-Corpuz en pedirle al gobierno brasileño que retire a sus tropas y respete el derecho de nuestros hermanos y hermanas a protestar contra las acciones que ponen en riesgo sus vidas y su propia supervivencia como Pueblos Indígenas.

Estamos aquí hoy porque a donde va Brasil, nuestros países lo seguirán.

Le hablamos con gratitud al pueblo de Brasil, y le queremos recordar que el suyo es el primer país del mundo que consagre en su Constitución los derechos de los pueblos indígenas a reclamar sus territorios tradicionales. Adoptado hace apenas 31 años, representa un faro de esperanza para todos nosotros.

Muchos de los que estamos aquí hoy hemos visitado a nuestros hermanos y hermanas en los Estados Unidos, por lo que conocemos su historia sangrienta. Su constitución hizo de Brasil un país como ningún otro. Brasil le dijo al mundo que no sería ni Estados Unidos ni Canadá; que elegiría el bien sobre el mal; la vida sobre el genocidio; aire y agua sobre el oro.

Sin embargo, en todo el mundo, los pueblos indígenas y nuestras tierras están bajo la presión de un gran y codicioso hambre que está alimentando la destrucción de nuestros bosques, nuestros ríos y sabanas. Brasil no está solo al sentir el peso de la demanda de represas y carreteras masivas, y la producción de los productos básicos que intensifican la destrucción, como el aceite de palma, la madera, la soja, la carne de res, el petróleo y el oro, así como los minerales recién descubiertos que se ocultan en Los bosques y en el suelo de las tierras que manejan los pueblos indígenas de todo el mundo.

Las nuevas tecnologías permiten a los inversionistas, empresas y gobiernos ingresar incluso a los rincones más remotos de nuestro mundo, extrayendo recursos que crean una gran riqueza, pero no nos benefician a nosotros y a nuestros conciudadanos. En cambio, envenenan nuestros ríos y destruyen nuestros bosques y sabanas.

Por lo tanto, exigimos el fin de las violaciones de nuestros derechos e invasiones de nuestras tierras, ya sea en Brasil o en cualquier país de Latinoamérica, África o Asia. Y exigimos a todos nuestros ciudadanos una parte de la riqueza que no se cuenta en dinero, sino en aire limpio y agua limpia.

Al igual que el resto del mundo, usamos teléfonos celulares, drones y redes sociales para contar nuestras historias al mundo. Y los satélites ahora permiten saber qué se está cultivando, dónde y por quién.

Nuestro mensaje a los consumidores en todo el mundo que compran productos que se originan en los países de América Latina, África y el sudeste asiático es simple: deja de comprar productos que se producen con nuestra sangre y nuestras lágrimas; Que nacen de la violencia y de la destrucción de nuestros bosques. Exija esto para el aceite de palma en sus barras de chocolate; el bistec que comes para la cena la madera en sus gabinetes de cocina; la soja en su comida para mascotas, el cobalto en sus autos eléctricos y el oro en sus anillos de matrimonio.

Al utilizar el poder de su bolsillo para obligar a los gobiernos y empresas que respeten los derechos de los pueblos indígenas y protegerá al mundo del cambio climático. Somos los mejores guardianes de los bosques, la única solución segura, existente, asequible y aplicable a gran escala para capturar el carbono que pone en peligro el planeta que todos llamamos nuestro hogar.

Entonces, ¿qué tenemos que ofrecer a cambio de que se nos permita vivir en paz? Las imágenes satelitales demuestran que donde los pueblos indígenas tienen derechos sobre nuestros territorios, los bosques siguen en pie. Los científicos han demostrado que las selvas tropicales del Amazonas protegen las lluvias, no solo en América Latina, sino a nivel mundial.

La biodiversidad que todos quieren conservar existe porque la hemos cuidado. La naturaleza es nuestra tienda de comestibles y nuestra farmacia, y sabemos los secretos que guarda. Pero nuestro conocimiento tradicional existe solo mientras permanezcamos atados a nuestras tierras y nuestra cultura. Y es un derecho por el cual cada uno de nosotros está dispuesto a morir.

Por lo tanto, hacemos un llamado al mundo para que ayude a este hermoso país a mantener su lugar como líder global en el reconocimiento de los derechos de sus pueblos indígenas y en la protección de sus bosques. Hacer esto es proteger al planeta de los pocos rapaces, que se benefician de la riqueza extraída de las tierras que nosotros, los pueblos indígenas, tenemos en común para la humanidad.

Estamos aquí hoy porque a donde va Brasil, seguirán nuestros países.

Es posible añadir sur organización a los firmantes de esta declaración: Haga clic aquí para acceder a un formulario donde puede firmar en nombre de su organización.

Una imágenes de Terra Livre 2019 (créditos: Avaaz)