Categories Asia, Blog, Taiwán, provincia de China

Los Pueblos Indígenas de Taiwán avanzan hacia la autodeterminación

Como parte del plan para un Gobierno Autónomo Confederado de los Pueblos Indígenas de Taiwán, los líderes indígenas han establecido recientemente un proceso institucional para la autodeterminación, han emitido una carta al presidente de Taiwán y han difundido una declaración pública.

Por Sutej Hugu, Coordinador Regional del Consorcio TICCA para Asia Oriental y representante de la Alianza Indígena de
Taiwán para la Autodeterminación (ITW-SDA, por sus siglas en inglés), Miembro del Consorcio TICCA.

 

Los Pueblos Indígenas de Taiwán siguen adelante con el plan para un gobierno autónomo unido. Esperamos que la auto-gobernanza conduzca a la descolonización y ayude a Taiwán a construir una nación inclusiva.

En agosto 2020, la Alianza Indígena de Taiwán para la Autodeterminación (ITW-SDA) ha organizado varias actividades y reuniones y ha establecido con éxito un proceso institucional para la libre determinación. La coalición de Pueblos Indígenas hizo una declaración pública a principios de este mes y una delegación invitada la entregó a la oficina del presidente de Taiwán el 14 de septiembre.

Esto es posible después de años de diálogo y deliberaciones.

En la mañana del 1 de agosto, en el Día de los Pueblos Indígenas de Taiwán, ITW-SDA organizó una reunión de activistas indígenas frente al edificio de la Oficina Presidencial en Taipei. Ellos enviaron una carta a la Presidenta Tsai Ing-wen de la conferencia de prensa como parte de la reunión. En esta se hacía énfasis sobre la liberación de los Pueblos Indígenas de la relación colonial y en la construcción de una nación inclusiva en Taiwán.

Más tarde ese día, los representantes indígenas se reunieron en un Foro de Acción para seguir debatiendo las estrategias institucionales de ITW-SDA. Han discutido a fondo la visión y los planes para un Gobierno Autónomo Confederado de los Pueblos Indígenas en Taiwán. Después de debatir, los representantes han establecido un proceso institucional para la autodeterminación, con dos órganos institucionales: El Comité Preparatorio de la Asamblea Unida de los Consejos Confederados de los Pueblos Indígenas y un Frente Aliado de Comunidades Indígenas para la Autodeterminación Sostenible.

Posteriormente, el 21 de agosto, recibimos una invitación de la Oficina Presidencial para reunirnos con la Presidenta Tsai el 14 de septiembre por la tarde. Luego emitimos una declaración pública sobre nuestra visión y plan para la descolonización, la autodeterminación y la construcción nacional en Taiwán. En el siguiente apartado se encuentra la versión en español de nuestra declaración.


 

“Descolonización de los Pueblos Indígenas, libre determinación sostenible y la construcción conjunta de una nueva nación inclusiva para Taiwán”

Durante miles de años, Taiwán ha sido la patria ancestral de los pueblos austronesios y la migración hacia el Océano Índico y al Pacífico. La vida de los pueblos indígenas en ese lugar está profundamente conectada y arraigada con la tierra, el mar, la naturaleza, la tradición y el reino espiritual. Esta conexión e integración dio origen a nuestro significado y sistema de valores; a lo que estamos asociados y lo que utilizamos de manera sostenible, lo que amamos y apreciamos, lo que respetamos y veneramos.

Tenemos nuestro sistema de conocimiento único de las comunidades tribales, los hábitats entre especies, la ética de la tierra y el mar, y de las normas de tabúes sagradas. Aprendiendo y creciendo de ello, obtenemos la energía para la acción, la sabiduría de la resistencia, y la fuerza de voluntad para persistir. Sólo mediante la adaptación y la innovación a través de generaciones, nuestras tradiciones indígenas han sido heredadas durante milenios.

Pensando detenidamente en la nueva orientación para el gobierno de un Taiwán equitativo y sostenible, lanzamos la visión para la liberación de los Pueblos Indígenas de la relación colonial y la construcción de una nación inclusiva en Taiwán. Esta visión beneficia de la cultura indígena y el conocimiento ecológico de nuestros pueblos para curar el trauma de la colonización y la explotación que han causado la locura generalizada, el mal funcionamiento y anomalías, además de la corrupción y la destrucción de la Tierra. Conservemos los territorios de vida animistas para todos los seres, apegándonos al valor supremo de la trinidad del idioma, la cultura y la diversidad biológica. Apliquemos un nuevo modelo de gobierno del planeta, juntos.

Desde la propaganda de la «China libre» durante la época de la dictadura de Chiang Kai-shek, bajo la ley marcial durante 38 años, hasta el «Taiwán democrático» después de que Lee Teng-hui, el primer Presidente de Taiwán, celebrara elecciones generales: nunca se ha levantado la opresión del dominio colonial sobre los Pueblos Indígenas. En el momento en que se estableció recientemente la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Alianza Indígena de Taiwán para la Autodeterminación (ITW-SDA) pidió al gobierno colonial que aplicara el artículo 1 común al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales:

“1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural. 2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio de beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia. 3. Los Estados Partes en el presente Pacto, incluso los que tienen la responsabilidad de administrar territorios no autónomos y territorios en fideicomiso, promoverán el ejercicio del derecho de libre determinación, y respetarán este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas”.

Para la ejecución del «Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales», anunciado en abril de 2009, el gobierno debe abordar de manera proactiva y en la mayor escala y alcance las cuatro condiciones para la liberación de la relación colonial: «la recuperación de la soberanía indígena, la devolución de los territorios tradicionales, la compensación de las destrucciones y ofrecer la asistencia necesaria para restablecer las comunidades indígenas perturbadas». El gobierno debe trabajar junto con los Pueblos Indígenas para crear un consenso e iniciar la visión de reconciliación, restauración y para buscar la construcción de una nación inclusiva.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha aprobado en 2010 la designación de 2011-2020 como el tercer Decenio Internacional para la Erradicación del Colonialismo. Y 2020 marca el último año de esta década.

La relación opresiva entre los colonizadores y los colonizados en Taiwán ha deformado gravemente a la humanidad en esta tierra y nos ha impedido buscar una visión en común y un futuro justo para Taiwán. Liberar a los y las Indígenas de la dominación colonial es la única manera de que el país se libere de este sufrimiento común. Y esta liberación es posible a través de la restauración de la soberanía, la devolución del territorio, la compensación por la destrucción y la colaboración para la restauración.

Por lo tanto, sobre la base del reconocimiento de la soberanía natural de los Pueblos Indígenas, queremos invitarles a comprometerse en conjunto para poner fin a la opresión interna y externa que quedó como secuela de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Civil entre el KMT (China nacionalista) y el PCC (China comunista). Los Pueblos Indígenas colaborarán con los antiguos y nuevos inmigrantes chinos y los más recientes residentes del sudeste asiático para reconstruir una identidad para Taiwán y restaurar la patria común. Esto es porque queremos que todos los pueblos se comprometan en el proceso de libre determinación. Queremos establecer un nuevo e independiente estado soberano natural en Taiwán para ser reconocido por la comunidad internacional.

Reflexionemos sobre el progreso del movimiento de los Pueblos Indígenas de Taiwán durante las últimas tres décadas. Hemos progresado desde la recertificación de los Pueblos Indígenas en la enmienda de la Constitución en 1994 bajo el mandato del Presidente Lee Teng-hui; hasta el «Acuerdo sobre el reconocimiento de la Nueva Asociación entre los Pueblos Indígenas y el Gobierno de Taiwán» en 2002 bajo el mandato del Presidente Chen Shui-bian. El acuerdo de 2002 ha reconocido la soberanía natural de los Pueblos Indígenas y había prometido concretar un tratado sobre tierras con los Pueblos Indígenas de Taiwán que aún no se ha aplicado.

Lo último fue que en 2016, la Presidenta Tsai Ing-wen emitió una disculpa formal a los Pueblos Indígenas en nombre de todos los gobiernos coloniales de Taiwán y anunció el establecimiento de un «Comité de Justicia Histórica y Justicia Transicional para los Pueblos Indígenas» bajo el control de la Oficina Presidencial. Esas iniciativas han obtenido un gran apoyo y han suscitado muchas expectativas o ideas. Pero para los Pueblos Indígenas, el paso fundamental hacia la liberación de la relación colonial e iniciar juntos la construcción de una nueva nación inclusiva, siempre se ha retrasado hasta ahora.

A partir de 2018, los asociados de ITW-SDA se han esforzado por integrarse con activistas indígenas perspicaces y visionarios en los territorios tradicionales de los Pueblos Indígenas. Hemos establecido declaraciones conjuntas de territorios y reconocimiento mutuo de la soberanía, promoviendo organizaciones de tratados de confederación étnica y regional, creando un Frente Aliado de Comunidades Indígenas para la Autodeterminación Sostenible, fundando Consejos Autónomos de Pueblos Indígenas en las seis áreas metropolitanas, así como la Oficina de Enlace para el Avance de las Relaciones entre las Naciones en Taiwán.

Proponemos además organizar la formación de una Asamblea Unida de Consejos de la Confederación de Pueblos Indígenas. También proponemos planificar un Gobierno Autónomo Confederado de los Pueblos Indígenas para desarrollar entidades políticas étnicas y desarrollar instituciones de gobierno de las comunidades indígenas. Esta será nuestra base estructural y nuestra fuerza para preparar la liberación de los Pueblos Indígenas de la relación colonial y la construcción de una nación inclusiva en Taiwán.

Hacemos un llamado a las autoridades del gobierno colonial para que respeten la soberanía natural de los Pueblos Indígenas. Hacemos un llamado al gobierno para que establezca una agencia que corresponda a la relación nación-nación con los Pueblos Indígenas. Este organismo independiente llevará a cabo negociaciones mutuas sobre la descolonización y la libre determinación de los Pueblos Indígenas. Continuaremos avanzando en la práctica y el crecimiento de las cuatro estrategias organizativas de ITW-SDA. Para la construcción de una nación inclusiva, seguiremos buscando todas las oportunidades para comunicar el consenso y la integración entre naciones. Prevemos un Taiwán sostenible y equitativo, por lo que nos esforzamos por lograr una transición de poder y un cambio de paradigma en la gobernanza.

Luchemos juntos y apoyemos mutuamente el proceso de descolonización y autodeterminación. Trabajemos juntos para la construcción de una nación inclusiva en Taiwán.

05 de Septiembre de 2020

 


La delegación de ITW-SDA que visitó la Oficina Presidencial también dio una conferencia de prensa. En la conferencia de prensa, hicimos declaraciones al público sobre cómo nos estamos preparando para la comunicación entre grupos trans-étnicos y la integración nacional inclusiva. Pero no pudimos reunirnos con la Presidenta Tsai ese día. En lugar de ella, su personal aceptó la carta y se la leímos. También hemos solicitado una respuesta abierta por escrito de la Presidenta. Le pedimos a la Presidenta que aborde nuestro legítimo llamamiento basado en los derechos de los Pueblos Indígenas a la descolonización, la libre determinación sostenible y la soberanía natural.

Esperamos además intercambios entre los Miembros del Consorcio TICCA y con nuestras amigas y amigos de todo el mundo sobre los siguientes temas críticos y experiencias comunes:

  • La soberanía natural basada en los derechos de la naturaleza
  • Descolonización indígena versus Estado-nación
  • La libre determinación sostenible y la construcción de naciones inclusivas.

 

 

Imagen destacada: La delegación de ITW-SDA visita la Oficina Presidencial de Taiwán el 14 de septiembre de 2020. Foto © ITW-SDA

Traducción del inglés por Roxana Paz Lara