A través de un mayor autoconocimiento y análisis, como resultado de comunicación y conexiones con otros, una comunidad custodia puede llegar a definir su visión para el TICCA y los objetivos que necesita alcanzar para lograrla. Por ejemplo, quizás tenga que impedir que una industria minera ingrese al TICCA, por lo que probablemente necesite mejorar las operaciones de vigilancia o garantizar la seguridad en la tenencia. Se puede reflexionar y analizar mediante discusiones de base con el fin de construir los objetivos del TICCA y planificar una estrategia para alcanzarlos. En la mayoría de los casos, las comunidades aspiran a garantizar la seguridad en la tenencia y establecer derechos y responsabilidades colectivos claros para gobernar y gestionar su territorio. Y desean que sus instituciones de gobernanza y sus normas sean reconocidas y respetadas adecuadamente para prevenir conflictos perjudiciales. Lograr todo esto depende mucho de las capacidades y del contexto.

Una vez que la comunidad custodia (o grupo de comunidades custodias) establece claramente la iniciativa para avanzar como TICCA, la comunidad puede determinar si implementa su decisión sin apoyo externo. El cuidado y fortalecimiento de los TICCA por parte de comunidades autónomas ha sido durante mucho tiempo la norma y sigue siendo la mejor manera de promover la autosuficiencia y la independencia de la comunidad. Si la iniciativa requiere apoyo del exterior, primero deben buscarse otras comunidades que brinden solidaridad y apoyo mutuos. En algunos casos, se puede desarrollar una propuesta de proyecto para articular las necesidades de la comunidad, lo que debe hacerse con sumo cuidado y en coherencia con el proceso general de autofortalecimiento de la comunidad.

Lea más en la publicación: Autofortalecer los TICCA – Orientaciones y recursos para procesos por pueblos indígenas y comunidades locales custodios de los TICCA, Modulo 4.