La Asociación se estableció para promover el reconocimiento y el apoyo apropiados a los territorios y áreas conservados por Pueblos Indígenas y comunidades locales (TICCA—territorios de vida) a nivel local, nacional e internacional.

Este objetivo se enmarca en el contexto de una visión más amplia de conservación de la biodiversidad y de las funciones ecológicas, que protege los medios de vida sostenibles y el bienestar de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales, y que implementa la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, incluyendo el derecho a la autodeterminación y el pleno respeto de su diversidad cultural y de sus derechos y responsabilidades individuales y colectivos.