Categories Boletín flash, Mundial, Mundo

La Década de 2020: una Era de Cambio Radical Para los Territorios de Vida y una Historia Futura Aún por Escribirse

Por Holly Jonas, Coordinadora Global, Consorcio TICCA.

«Seremos conocidos para siempre por las huellas que dejemos» proverbio de los Sioux de Dakota

El final de un año y el comienzo del siguiente —en cualquier tradición que se celebre—es con frecuencia un tiempo para reflexionar, liberar y recalibrar. En la XV Asamblea General en diciembre de 2019, celebramos a la cofundadora del Consorcio, Dra. Grazia Borrini-Feyerabend —quien sirvió como coordinadora global, asesora de estrategia y secretaria del consejo desde su fundación en 2010— con una alegre velada de fotos, vídeos, música y baile para acompañarla a emprender un merecido retiro. Estaremos eternamente agradecidos con Grazia por tantos años de su vida dedicados al movimiento de los territorios de vida y por las muchas semillas que ha plantado y que están echando raíces en todo el mundo de múltiples maneras. Al concluir oficialmente un proceso de transición del liderazgo de dos años, este momento agridulce señaló el final de una era para el Consorcio TICCA, y el comienzo de una nueva, mientras se adentra en su segunda década. Pese a las enormes responsabilidades que se avecinan, los nuevos miembros del Consejo y de la Secretaría mostraron un sentido palpable de comunidad, conexión, solidaridad y apoyo que animó durante la Asamblea General y las reuniones posteriores.

Grazia Borrini-Feyerabend y Ashish Kothari, Miembros del Consejode Sabios del Consorcio, entre los principales co-fundadores del Consorcio TICCA, juntos durante la XV Asamblea General en Udaipur, India, Diciembre 2019 © Emma Courtine.

En la víspera del año (gregoriano) 2020, terminó no solo el año anterior sino la década, también. Esta fue una década marcada por un escandaloso aumento de los nacionalismos de derecha y las políticas autoritarias, a la par con síntomas cada vez más frecuentes y severos de colapso climático, ecológico y económico. También fue testigo de una oleada de poderosos movimientos liderados por pueblos indígenas, jóvenes, mujeres y personas del Sur global, destacando las raíces estructurales y la naturaleza interseccional tanto de la crisis global que enfrentamos como de las acciones colectivas que debemos emprender para superarla.

Teddy Baguilat, Presidente del Consorcio TICCA, Rajastán, 2019 © Holly Jonas

¿Qué traerá la próxima década? Considerada por muchos como nuestra ‘última oportunidad’ para reparar la relación de la humanidad con la Madre Tierra y evitar una catástrofe ecológica total, es probable que en los años venideros se produzcan más inequidades e injusticias, migraciones masivas forzadas, disturbios civiles y desastres inducidos por los humanos. Pero, ¿seremos testigos también de un profundo despertar ecológico y espiritual? ¿ Las sociedades dominantes superarán finalmente su adicción al hiperconsumo para dar paso a economías locales diversas, regenerativas y saludables? Estamos convencidos de que los territorios y áreas colectivos cuidados y gobernados por pueblos indígenas y comunidades locales —territorios de vida— son los útimos bastiones de naturaleza saludable, diversidad cultural y medios de sustento prósperos. Cada vez resulta más evidente que las crisis interconectadas que enfrentamos son el resultado directo de apenas algunas visiones de vida, ideologías y valores y no de otras. Lo que necesitamos es un cambio de sistema.

«Adiós es solo para aquellos que aman con sus ojos, porque para aquellos que aman con su corazón y su alma, nunca habrá separación» –Rumi

Mientras enfrentábamos estas fuerzas mundiales más amplias en los agitados primeros días de 2020, nos sorprendió una pérdida inimaginable. El 8 de enero, Ghanimat Azhdari —amiga cercana, miembro amado de nuestro Consejo, pupila del Dr. M. Taghi Farvar y funcionaria desde hace tiempo de Cenesta— murió, junto con otros 175 pasajeros en el avión que fue derribado en Irán. Cuando escuché la noticia, mi corazón se desplomó, saltó a la garganta y se rompió en un millón de pedazos de una sola vez. Aunque nuestras lágrimas siguen derramándose, estamos canalizando nuestro dolor para honrar su memoria y continuar su trabajo de una vida con una convicción aún más fuerte. Por favor visite nuestra página tributo a Ghanimat y lea este hermoso perfil que se escribió sobre ella en The Narwhal.

Ghanimat Azhdari © Consorcio TICCA.

«La grandeza de una comunidad se mide más precisamente por las acciones compadecidas de sus miembros» – Coretta Scott King

Esta tragedia puso de relieve la rapidez y la brutalidad con que fuerzas geopolíticas más amplias y momentos de descuido en fracciones de segundo pueden hacer tambalear vidas y vidas de trabajo por los TICCA. Sin embargo, también produjo una avalancha de mensajes de dolor y amor por Ghanimat de todo el mundo —una comunidad global conectada a través de una sola persona, que se unió para apoyarse mutuamente durante esta devastadora pérdida—. Es este increíble sentido de comunidad y acción colectiva hacia un propósito compartido lo que hace que el Consorcio TICCA sea tan único e indispensable entre los movimientos a favor de los territorios de vida y de la justicia social y ambiental.

Estos movimientos están a la vanguardia de un cambio global de valores desde el egoísmo, la codicia, la arrogancia y la agresión hacia valores que encarnan la esencia y lo mejor de la humanidad: amor, respeto, honestidad, humildad, reciprocidad e interconexión. Estos valores están entrelazados en las cosmovisiones y visiones del mundo de los pueblos indígenas y comunidades y proporcionan la brújula moral para vivir pacífica y respetuosamente con los demás y con el resto de la Madre Tierra.

​Plántulas brotando de un árbol caído © Holly Jonas

«No necesariamente el animal más grande, el más valiente o el más ruidoso es el que puede hacer más bien o tener mayor influencia. Más bien, aquellos que no le temen a la acción y que son conscientes de lo que está en juego»,  Michelle Benjamin en Flight of the Hummingbird: A parable for the environment [El vuelo del colibrí: una parábola sobre el medio ambiente]

Quizás la parte más importante de mi papel como Coordinadora Global será asegurar que el Consorcio TICCA permanezca fiel a estos valores centrales, se guíe por la sabiduría de los pueblos y comunidades indígenas, honre el legado y el espíritu de nuestros fundadores y respalde con la mayor fuerza posible el trabajo de nuestros Miembros para estar a la altura de los retos a los que todos nos enfrentamos y mostrar al resto del mundo los otros caminos que existen.

Para el año 2020, las cinco prioridades principales para fortalecer el Consorcio TICCA como asociación son:

  • Celebrar el 10º aniversario del Consorcio a lo largo del año;
  • llevar a cabo una revisión de la membresía actual, incluyendo diálogos con los Miembros sobre sus necesidades y prioridades para un compromiso efectivo, y continuar apoyando el proceso de regionalización;
  • fortalecer aún más el liderazgo activo del Consejo y de los comités permanentes;
  • continuar el ‘lado blando’ de la transición del liderazgo en el Secretariado, dando la bienvenida a Ameyali y Thomas al equipo global y poner más énfasis en el bienestar y la salud, y
  • desarrollar una estrategia de recaudación de fondos con sus criterios para financiadores, socios y colaboradores ‘alineados’.

 

Las cinco prioridades principales para las direcciones estratégicas del Consorcio TICCA son:

  • Desarrollar colectivamente un manifiesto sobre los territorios de vida;
  • continuar el desarrollo de las tres áreas temáticas de trabajo (documentar, sostener y defender los territorios de vida) con la participación activa de los Miembros;
  • continuar apoyando a los territorios de vida en múltiples escalas, incluyendo: procesos comunitarios de autoidentificación y autofortalecimiento; redes nacionales; aprendizaje entre pares, solidaridad y acción en todas las regiones y movimientos; y participación en legislación y políticas internacionales, especialmente el marco de la biodiversidad mundial post 2020;
  • construir una ‘base de evidencia’ más fuerte para los territorios de vida y dar forma al discurso y las narrativas globales, incluyendo la producción de un informe convincente sobre el «Estado y futuro de los TICCA–territorios de vida» y comprometerse más proactivamente con investigadores activistas, comunicadores y plataformas de medios de comunicación, e
  • iniciar una ambiciosa iniciativa de tres años en los territorios de vida marinos, costeros e insulares con el apoyo de la Fundación Oak.

Mientras nos embarcamos juntos en este viaje colectivo, las páginas de nuestra historia futura aún están por escribirse. ¿Será esta historia escrita por los ‘vencedores’ del statu quo, como en épocas pasadas? ¿O haremos la transición a una nueva era de mayor conciencia global donde ya no definiremos el éxito a través de la competencia y el crecimiento ilimitado, sino a través de la cooperación y la compasión? Este es un viaje en el que debemos embarcarnos juntos como comunidad global, por el bien de todos los territorios de vida, los antepasados y las generaciones futuras.

​La XV Asamblea General en Udaipur, India, Diciembre 2019 © Consorcio TICCA.

Imagen principal : Grupo en círculo, Rajastán, 2019, © Holly Jonas.